Querid@s amig@s, esto es el colmo de los colmos!!

¿A quién se le ha ocurrido la genial frase? (Que por cierto, es muy buena)

“El Blanco es el nuevo Negro”

Me niego en rotundo ante semejante afirmación, de reclamo publicitario para marcar o intentar subir una tendencia en el mercado de la moda.

Puedo llegar a entender que dependiendo de las temporadas uno sea más tendencia que el otro…pero no entiendo ni quiero entender que se quiera desprestigiar o competir ante dos colores: El Negro y el Blanco.

Es archiconocido por todos que el color negro es el color de la elegancia, es un color altamente cotizado en todas las colecciones de moda que contínuamente vemos desfile tras desfile y temporada tras temporada.

Si hechamos la vista atrás, las hoy consideradas grandes musas y mujeres elegantes que llegan a rozar el mito, siempre han vestido y elegido el color negro en innumerables ocasiones.

Grandes personalidades y personajes del mundo de la moda de nuestro panorama nacional, optan por el negro como elección, por su elegancia y sobriedad.

Hemos visto en la última ceremonia de “Los Oscars” o en la fiesta de “Vanity Fair” que uno de los colores que pisaron con fuerza fué el blanco.

 

 

 

 

 

 

 

Pero hay que reconocer que no hay otro color que pueda hacerle sombra al negro.

No pueden disputarse un primer premio!!

He ahí mi gran disgusto y repulsa hacia el titular que parece acapara todas las revistas de moda del mes de Abril.

¿Se puede ser más cruel?

¿Se puede comparar, competir entre éstos dos colores?

¿Es necesario desprestigiar a uno de ellos, para que otro tome mayor posición?

¿Quién ha sido el geni@ que ha decidido quitarle el trono al negro y hacernos creer que lo más in de esta temporada ha de ser el blanco?

Señores, para mí el blanco es un color limpio, puro, elegante, de hecho lo escogemos en momentos radiantes y alegres de nuestras vidas, cuando no es necesaria la austeridad y la sobriedad que nos aporta y  da el negro.

Cuando optamos por vestir de color blanco nos da más tranquilidad emocional, limpieza, pureza, transmite una posición cercana, pero a la vez elegante.

 

 

Pero cuando utilizamos el negro, sin querer transmitimos seguridad, lejanía, misterio, de ahí a que toda esa mezcla nos cautive y nos llegue a embriagar a tal punto de llegar a respetar el color negro.

Y me parece de un mal gusto absoluto intentar competir entre los dos colores.

Los dos son sumamente importantes como para tener que competir!

 

 

 

 

Anuncios